lunes, 16 de enero de 2012

Necroslogía, una Antología de la muerte


«La muerte es esa cita que no aparece en tu agenda pero que siempre llega puntual.»


    Necroslogía es una antología de relatos sobre la muerte y los fantasmas que la rondan: el miedo, la ternura, la tristeza, el amor, las flaquezas, los deseos, memorias y olvidos, e incluso el buen humor. En Necroslogía la vida y la muerte comparten la misma geografía, y no siempre está claro dónde termina una y dónde comienza la otra, ni siquiera si existe una frontera entre ambas.

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro

    Recuerdo ahora los primeros días en La Tribu... No, no me he ido al corazón del Congo a vivir con una de sus olvidadas tribus o a una alejada isla del Pacífico sin ruta y sin cartografía, aunque de recuerdos versa esta historia. Y por eso comienza en el olvido.


    ¿Qué te llevarías a una isla desierta?, es esa pregunta tópica... Que suele contestarse con lo más querido de tu existencia y que crees que te define, y que representaría ese paso al frente: la ruptura. Romper con tu vida anterior, con el mundo que te come por los pies, con la excesiva cadena de la que te sientes inútil dije, con la infelicidad. No es de extrañar que los antiguos piratas, y ya que hablamos de tesoros en el título, acudieran a estas islas desiertas para enterrar allí sus tesoros (aunque también a sus coleguis: caso de Ben Gunn). Pero ellos no se marchaban del mundo, curiosamente. Sentían la necesidad de arrancar a ese mundo de lo valioso y enterrarlo. Así, el forzoso «enterrado»/desterrado Ben Gunn, entre tanto tesoro, se daba cuenta de que lo más importante era el queso. Pienso que me gustaría ser pirata, despojarle de todo al mundo y enterrarlo. Entonces el mundo se convertiría en ese lugar. ¿Qué quieren?, en el fondo soy sociable.